Cuando llegan la tentacion a nuestra vida

Cuando llegan la tentación

Como resistir a la tentación

Hasta se habla de la tentación como algo tan normal que parecería que algunos se olvidaron que deberían hacer con ella.


Muchos, refugiados en que “Jesús también fue tentado” dejan que la tentación venga tan cerca que se hace imposible retroceder.

Yo no sé cual es tu tentación, quizá tengas más debilidad por el sexo opuesto, más facilidad en caer en la mentira. Tal vez miras a otra persona y no a la que está a tu lado; tienes o has tenido algún tipo de adicción.

Sé que en tu mente todas estas cosas parecen ser más grandes que tú mismo y que en definitiva ni vale la pena pelear porque terminarán ganando la batalla.

Pero tengo buenas noticias para ti: “Las tentaciones que enfrentan en su vida, no son distintas de las que otros atraviesan. Y Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar. Cuando sean tentados, él les mostrará una salida, para que puedan resistir.” Eso es lo que dice la Biblia acerca de la tentación en tu vida.

¿Cuántas veces hemos escuchado que a la tentación hay que resistir y huir de ella?
Es cierto, ése es el primer paso; pero  también tengo una mala noticia: ¡VOLVERÁ!

La tentación te acecha, te espera, y se hace ver una y otra vez en los momentos que estás desprevenido. Si piensas que ya ganaste con solamente resistir, lamento tener que ser yo la que te diga algo diferente a lo que siempre escuchaste, lamento ser yo la que te diga que eso no te llevará a la victoria.

La tentación no es resistir nada más, sino elegirlo a Él por sobre la tentación.

Si yo tuviera una cartera/billetera llena, y tú tienes la tuya. ¿Cambiarías esa cartera/billetera por la que yo tengo en mis manos, sin saber que hay en ella?

Después de unos minutos de pensar, eliges entregarla y cambiarla por aquella que no sabes lo que tiene, pero parece estar llena de sueños e ilusiones de un futuro placentero.  ¡Y cuando la abres te encuentras que esta vacía!

-Esa es la imagen del pecado. Siempre tiene un sabor amargo al final.

Así que la próxima vez que estés pasando por una tentación, que sientes que no puedes resistir, o que estás resistiendo hace tiempo pero no sales victorioso, recuerda que la única forma de obtener esa victoria es ELEGIR.

La elección no solamente de no hacer lo malo, sino de hacer lo correcto. 
La elección de aquel que te dio todo y que venció la tentación, por encima de esa cartera vacía.

Tags:

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *